Acerca de las mudanzas

La Pati siempre se ríe de que cuando llegué a nuestro primer departamento lo hice cargando unas bolsas plásticas de supermercado; lo que pasa es que yo no tenía un bolso grande porque cuando había necesitado uno se lo había pedido a mis papás pero es una anécdota que se presta para las más diversas interpretaciones. Bueno el asunto es que estamos viviendo en nuestra quinta dirección y llevamos poco más de tres años de casados; así que como la práctica hace al maestro, algo he sacado en limpio al respecto:

  • Cuando nos fuimos a la casa de La Capitanía por primera vez arrendamos un camión; ya nos habíamos comprado algunos muebles que no podían transportarse de otra forma. El salvoconducto es el documento más insidioso que conozco. Es un papel que hace suponer a quien lo lee que uno no se está arrancando con cuentas pendientes, cosa que por lo demás nadie corrobora. Pueden darlo los corredores de propiedades o Carabineros. Nunca jamás me lo han pedido ni he sabido de alguien que lo haya pedido; es como el papel que le dan a uno cuando nos excusamos por no ir a votar, no tiene ninguna importancia ni valor aunque no falta el chofer que amenaza con no encender el motor siquiera de no aparecer el mentado papel.
  • El día del cambio es bien importante. Generalmente uno se mueve entre las fechas de entrega de la vivienda anterior y la recepción de la nueva. Hemos vivido desde tener que hacer todo sí o sí en una noche hasta disponer de todo un mes para el cambio, lo que económicamente es una pérdida. Lo óptimo es tener una ventana de unos 5 días para poder cambiarse tranquilo, hacer aseo luego de retirarse de la antigua vivienda y hacer lo mismo en la nueva, además de poder avanzar en el traslado de las cosas más pequeñas y que caben en un auto.
  • Otro asunto a considerar es el camión en sí, especialmente si se anda estrecho de presupuesto. La idea es no arrendar uno muy grande porque mientras más grande más caro y además porque las cosas se aporrean si sobra mucho espacio.
    Un camión 3/4 cerrado es suficiente para un living estándar y un comedor con sus respectivas sillas más algunas camas y los electrodomésticos. Es bueno llevarse los más pequeños (como el microondas u horno eléctrico) además de los televisores en el un auto.
  • Uno a veces piensa que envolver las cosas en bolsas plásticas es de ayuda pero al final es peor. En primer lugar las bolsas no pueden rotularse bien; segundo y más importante, se rompen y es lo mismo que no haber envuelto las cosas; por último, cuando se quiere tener cuidado con las cosas que se transportan apilar bolsas no es buena idea. Lo mejor es usar cajas. En lugares como Sodimac o Easy pueden encontrarse cajas pero muy caras; hay lugares donde las venden mucho más baratas (Av. Matta a una cuadra de Vicuña Mackenna en Santiago, en Concepción no sé); la opción más barata y apenas un poco engorrosa es ir a las puertas de proveedores en los supermercados y pedir las cajas que se han desocupado porque siempre hay muchas para elegir, son gratis, fácil de armar y sólo se necesita un marcador grueso y cinta de embalaje. Ideal es tener todo embalado previamente para evitar que cuando llegue la ayuda se carguen cosas sueltas en el camión.
  • El tema de la ayuda durante la carga se resuelve fácil si las cosas no son muchas; un par de buenos amigos siempre ayudan mucho y a cambio de nada excepto reponer energías una vez cumplida la tarea (habitualmente chatarra y bebestibles). Si son muchas es mejor pedir un par de pionetas que pueden encarecer un poco el servicio pero son un alivio. Eso sí, hay que perseguirlos por todas partes porque aunque están acostumbrados a cargar cosas, a medida que avanzan se relajan en el trato a las cosas. Siempre van a pedir agua y los más patudos piden directamente propina, asunto que queda enteramente a criterio de uno.
  • Si se tienen muchas cosas de tamaño grande (si requiere de dos personas para mover, es grande) lo mejor es contratar un camión de mayor envergadura o directamente un servicio de mudanzas que generalmente incluyen pionetas. En este último caso es doblemente recomendable tener todo en cajas antes que lleguen, de lo contrario simplemente llenan cajas con cosas de lo más diversas.

Finalmente, hay que tener en cuenta que acomodarse en una casa o depto. nuevo sí o sí tomará algunos días, así que con tener los electrodomésticos básicos instalados, funcionando y las camas armadas hay que darse por satisfecho, al menos el mismo día de la mudanza.

Anuncios

Acerca de AlfonsoLevet

Cristiano y magallánico, lo demás es añadidura.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Acerca de las mudanzas

  1. Maca dijo:

    Respecto del salvoconducto, una vez se lo pidieron a mi papá cuando íbamos camino a Ranchillo (los carabineros lógico). La camioneta iba tan requetecontra cargada que pensaban que nos cambiàbamos de casa.

    Ahora ya conoces a alguien jaja.

    adiossssss

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s