Mi equipo de fútbol

Garantizo que lo que voy a revelar no lo hace ningún hincha del mundo; puede decirse que no hay excepciones.
Se supone que uno no puede cambiarse nunca jamás de equipo de fútbol porque la condena social es implacable: “camisetero”, “traidor” e incluso “mercenario” en caso de los jugadores profesionales que luego de jugar en un equipo, fichan por el rival (aunque sea después de un tiempo).
Entonces, se supone que el primer equipo que uno elige, generalmente como a los 5 ó 6 años cuando se inicia la vida escolar, sea el definitivo.
Mi experiencia personal es que a esa edad el criterio de selección se limita a tonteras como el color de la camiseta; el primer equipo que me gustó en mi vida fue la U porque la camiseta era azul, que era el color de los niños cuando entré a mis primeras salas de clases.
De esa época no recuerdo a muchos jugadores porque mi cercanía con el fútbol se limitaba a poder jugar con unas pelotas como de esponja que nos pasaban en los recreos, emulando a los jugadores de México ’86 (todos decían “yo soy Maradona”). Lo que en realidad me gustaba era el básquetbol, jugaba con mi papá en la cancha de Av. España.

Con Rodrigo Draeger en el estadio Defensores del Chaco (Asunción, 1996)

Cuando nos fuimos a Posesión resultó que el fútbol, en todas sus variantes, era el primer, segundo y tercer deporte más popular; seguido de lejos por el volley y por el básquet. Por esos días Colo-Colo tenía un equipazo que finalmente sería campeón de América; así que después de varios años sin ser hincha de ningún equipo en particular, me declaré colocolino y mi papá hasta me compró una camiseta trucha en “Casa Cuevas”. De entonces recuerdo al gran Lizardo  “Chano” Garrido, a quien todavía reconozco como un tremendo jugador; escuchar los partidos por Radio Nacional y haber visto de madrugada el penal que pateó Jaime Pizarro para ganar la Recopa Sudamericana.

Después vendría el fenómeno de la Copa América en Chile, con Zamorano a la cabeza, y la Sub-17 de Rozental y Neira, lo que hizo resurgir la pasión que apenas había alcanzado a sentir poco antes de la bengala del “Cóndor” Rojas.
Poco antes de volver a Punta Arenas, imaginen ustedes la “profunda reflexión” acerca del cambio a los 13 años, encontré que era muy fácil y por ende fome ser de Colo-Colo, Universidad de Chile o incluso Cobreloa (honestamente y con todo el respeto de los hinchas cruzados, nunca consideré a la Católica como un equipo grande, sólo con plata, que no es lo mismo) porque sí o sí salían campeones cada cierta cantidad de años.
Entonces ocurrió la anécdota que me hizo hincha de Audax Italiano. A principios de los ’90 Audax estaba todavía en los potreros y apenas me sonaba el nombre pero sabía que mi papá había atajado en las inferiores y era fiel al equipo. Un día uno de mis vecinos, Víctor “Pipo” Avendaño (por lo que sé piloto de carreras hoy; su hermano Alejandro, concejal de Porvenir) que era de la U, le preguntó a mi papá:

– Tío, ¿de qué equipo es usted?

Yo, que estaba lejos pero escuchaba la conversación, ya sabía la respuesta antes que mi papá dijera “Audax Italiano”, a lo que Pipo respondió:

– Yaaaapos tío, en serio.

Mi papá se rió pero yo me piqué, así que en el acto le grité a Pipo (porque estaba lejos):

– Hey, más respeto, yo también soy del Audax – Él era varios años menor que yo pero éramos vecinos muy cercanos y queridos con su familia; yo supongo que quedó entre convencido y satisfecho aunque intrigado con la respuesta y seguramente partió a preguntar cuál era ese equipo.

Con Carlitos Villanueva la noche anterior a la eliminación del Apertura a manos de la U. de Conce (Concepción, 2006)

Después de eso recuerdo el ascenso del ’95 con el “León” Astengo llorando en la cancha porque recién volvía a la actividad tras los castigos por lo del Maracaná el ’89; recuerdo el golazo de tres dedos al segundo palo del Bichi Borghi a Wanderers, los goles del “Bototo” Illesca, Carlitos Guirland, “Chupete” Suazo y por supuesto el “Piña” Villanueva.

Ahora, con los años, creo que en condiciones ideales uno debiera hinchar por el equipo de su ciudad o el que esté más cerca o algo sí pero los niños siguen eligiendo la insignia más linda o el último equipo campeón o el color de camiseta que les gusta. Como dato final, los años que viví en Conce hinché por la UdeC por defecto, aunque no soy fanático extremo me gusta ir al estadio

Anuncios

Acerca de AlfonsoLevet

Cristiano y magallánico, lo demás es añadidura.
Esta entrada fue publicada en Circunloquio. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Mi equipo de fútbol

  1. celeste dijo:

    …me parece estupendo ver el mundo de la hinchada desde esa perspectiva…los colores, las insignias, el equipo de moda…no se trata de ser fiel o desleal, creo que va ligado en parte, a la madurez que uno va adquiriendo y lo que va aprendiendo respecto al deporte, los jugadores de cada equipo, la historia del club, etc. Yo, en lo personal hace rato dejé de lado los equipos chilenos…me gusta el fútbol en general y me declaro amante del fútbol europeo en particular del inglés…pero no entraré en detalles si es Manchester o Liverpool sólo se que mi sueño sería estar en un partido entre ambos equipos…el problema sería, que camiseta usar?? :S

  2. draeger dijo:

    Estimado chino:

    No comparto varios puntos ya que como es sabido en cuanto al futbol veo todo azul, y la verdad no tengo conciencia de haber hinchado por otro equipo que la u aunq igual simpatice con la UdeC, y ademas recuerdo que ser de la U a ppios. de los 90 no fue muy agradable, sino q despues se dio la “racha ganadora”, en fin saludos.

    Pd: Notable fotos con 20 kilos menos aprox

  3. Pingback: Copa América Chile 1991 | La vida subjetivamente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s